PP y PSOE hacen campaña verde en CONAMA10

El pasado 22 de noviembre se inauguraba el décimo Congreso Nacional de Medio Ambiente con la presencia de dos nombres ilustres del panorama político español: la recientemente elegida ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Rosa Aguilar, y Ana Botella, delegada de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid, y esposa del máximo emisor de CO2 de España, José María Aznar.

“La economía verde representa un gran potencial de futuro”. Con estas palabras se ha querido referir la ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Rosa Aguilar, a la oportunidad que representa apostar por el medio ambiente en el cambio de modelo de crecimiento. Aguilar ha hecho estas declaraciones en el transcurso de la inauguración del décimo Congreso Nacional del Medio Ambiente, que se celebra durante esta semana en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid. La ministra ha recordado que hay que dirigirse hacia una nueva economía basada en principios ecológicos y que produzcan nuevos yacimientos de empleo verde y que se tiene que invertir en esa economía verde.

Política y ecologismo tienen una relación complicada. Por una parte, la ecología tiene opinión en algunos de los ámbitos más complejos del funcionamiento de un país, como la política energética, y recientemente además se han subido al carro de los que tienen la solución a la crisis y aportan promesas de empleo a diestro y siniestro.

Por el otor flanco, Ana Botella también abrazaba los principios verdes en su discurso de inauguración en CONAMA10:

Ana Botella, por su parte, ha recordado que las ciudades son las encargadas de liderar el cambio de modelo energético. En este sentido ha incidido en que “si las ciudades del mundo no hacen esa política ambiental no será posible un desarrollo sostenible”.

Sin embargo, es un hecho que los ecologistas no están contentos con la política. Así lo afirman siempre que tienen ocasión, y también es evidencia de ello el hecho de que haya una plataforma como Equo con intención de presentarse a las elecciones generales de2012.

El supuesto matrimonio entre ecologismo y política no es otra cosa que un matrimonio de conveniencia. El ecologismo es la mujer florero a la que llevar del brazo a fiestas y eventos sociales, para poder decir eso de  “mira, esta es mi señora. Va a crear un millón de empleos verdes en 10 años”. Pero cuando la cosa se pone fea y hay que tomar las decisiones difíciles, las que no son maquillaje y autobombo, los políticos se van con otra.

Seguro que los ecologistas están conmigo. Seguro que los políticos no. Pero seamos realistas: con el ecologismo del brazo no se puede hacer política.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s