Greenmailing y greenwashing: la pescadilla que se muerde la cola

El mundo de la ecología se presta al debate de eslóganes, propaganda, titulares, polémicas, como pocos otros. El periodismo y el activismo que le rodean son a menudo parecidos al periodismo deportivo, con sus hinchas y sus detractores, sus cánticos y sus devociones exageradas. Ciertamente la ciencia es mucho menos gruesa, pero qué le vamos a hacer.

Está de moda el término Greenwashing, esa palabra con duende y salero, del que hemos hablado en algún otro post, y que trata de abarcar aquellas medidas tomadas por las empresas para intentar pintar su superficie de verde con el fin de aprovechar el estatus cool que aporta lo ecológico.

La otra cara de esta moneda se llama Greenmailing, que proviene del inglés ‘blackmail’ que significa chantaje. A menudo las compañías se ven obligadas a fingir un cierto espíritu verde para soportar los embites de una opinión pública muy dispuesta a actuar contra las marcas antipáticas con el medio ambiente. Las organizaciones ecologistas promueven estos métodos destructivos con la mejor de sus sonrisas, sin plantear más soluciones que un mayúsculo ‘¡¡STOP lo que sea!!’

La última demostración viene de Italia, donde la campaña contra la tala de árboles, Deforestación Zero. A pesar de que cientos de empresas de docenas de empresas distintas (desde alimentarias hasta energéticas, pasando por firmas de moda, papeleras, etcétera) requieran de materia prima forestal.

Ya existen formas de proteger la industria forestal de la irresponsabilidad. Dos certificaciones, FSC (promovida por los grupos ecologistas, principalmente WWF y Greenpeace) y PEFC (promovida por la industria y atacada sin tregua por los fans del FSC) se pelean por ser el sello de referencia que garantiza la gestión respetuosa de los bosques. La deforestación ZERO además dejaría sin trabajo a millones (sí, millones) de trabajadores en países en vías de desarrollo, cuya vida depende de la explotación forestal.

Por cierto, está visto que ni los ecologistas en Italia están libres de la alargada sombra del estilo Berlusconi de producción televisiva, y no han podido evitar poner a una pechugona con su escote como protagonista.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s