Hacer negocio con el cambio climático o hacer negocio con el cambio climático

En Público se rasgan las vestiduras, en su artículo ‘Hacer negocio con el cambio climático’ con unas declaraciones de Judson Hill…

…uno de los responsables de NGP Global Adaptation Partners, empresa que explota las situaciones surgidas por el calentamiento global. “Los sistemas de riego son una inversión que está creciendo, y va a crecer dramáticamente”, aseguró Hill en nombre de su compañía, filial de la multinacional que financia el Global Adaptation Institute, un laboratorio de ideas para combatir el cambio climático presentado formalmente hace tan sólo una semana por quien será su presidente, José María Aznar.

Ahí reside, dice el autor del artículo, el intríngulis del famoso término ‘adaptación’. Frente a los esfuerzos de mitigación de los efectos del cambio climático, los hay, como Aznar, que optan por ponerse en lo peor, agarrarse los machos y tirar p’alante con lo que venga.

Decir que uno va a ‘hacer negocio’ en ciertos ámbitos equivale a afirmar que va a robarle el caramelo…a una huérfana china. Para negar que el dinero mueve el mundo hacen falta grandes dosis de hipocresía y de habilidad con el lenguaje. El hecho de que grandes ONGs reciban sustanciosas subvenciones de organismos públicos en función de su habilidad para aportar ideas para mejorar la situación en lo relativo a ciertos problemas no parece sorprenderle a nadie. Pero si son empresas las que aportan ideas para mejorar la situación en lo relativo a ciertos problemas, entonces algo huele a podrido en Dinamarca.

¿Qué pasaría si una ONG invirtiera el dinero de una subvención europea en comprar sistemas de riego para una comunidad que lo necesitara? Tendrían que acudir a una empresa, ¿no? Y esa empresa tendría que cobrar algo. ¿Dónde quedaría entonces el dilema moral?

Hablar de solidaridad, ayuda, concienciación, etcétera sólo esconde la existencia de un dinero detrás de cada movimiento de cada organización, sea una empresa, una ONG, una asociación de vecinos o un club de fútbol. No seamos ingenuos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Hacer negocio con el cambio climático o hacer negocio con el cambio climático

  1. He recorrido tu blog y, después de todo, no creo que seamos tan distintos. Yo defiendo mi ideología (más bien socialista, más gobierno, más defensa de lo público) y tú la tuya (intuyo que neoliberal, menos gobierno, más iniciativa privada). Yo no ahorro reproches a los que no piensan como yo, y no me ha parecido que tú los ahorres tampoco.

    ¿No crees que los grupos ecologistas simplemente (y te cito) tienen una manera distinta de entender lo que es correcto? ¿Y no crees que es normal (y te cito) que estén dispuestos a defenderla como tú defiendes la tuya?

    Pues no sé. Tal vez seamos extremos opuestos y nos estemos tocando. No obstante, me hubiera gustado que hubieras sido un poco más cordial en tu comentario. Cada uno tiene su estilo, por supuesto, pero…

    No obstante, tus comentarios serán bienvenidos en mi blog. Siempre que te apetezca volver a pasarte, claro está.

    Cordialmente.

    Nacho Sendón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s