Presentando a Patrick Moore

Os presento a Patrick Moore, un reputado ecologista y activista medioambiental. Su nombre consta entre los fundadores y primeros miembros de Greenpeace, y su voz fue una de las primeras en ser escuchadas por los medios de comunicación como representante de eso que entonces era un grupo de chiflados que se arriesgaban a que unos rusos les clavaran un arpón dirigido a una ballena.

Moore fue uno de los primeros presidentes de la fundación Greenpeace, donde ingresó gracias al reconocimiento de su formación y juicios sobre medio ambiente (es doctor en Ecología). Director durante 15, capitaneó la lucha contra las pruebas nucleares, la caza de ballenas, y fue tripulante ilustre del primer Rainbow Warrior.

En abril de 2005, Patrick Moore compareció ante el Congreso de EEUU para defender la implantación de la energía nuclear.

¿Cómo?

No entiendo.

Pues que según Moore, la mayoría de los eco-activistas simplemente buscaban la confrontación continua. “Cuando se involucraron en asuntos más razonables, la única manera de mantener la confrontación era adoptar una posición más extrema, con la que mucha gente sencillamente no está de acuerdo. Moore afirmaba que “Greenpeace no está interesado en soluciones, sólo en buscar conflictos y culpables”.

Los activistas de hoy, insiste, están en contra de la ciencia, el negocio, la civilización e incluso el ser humano. Y, en consecuencia, son anti-medio ambiente. “Llega a convertirse en un dogma. Ya no hay un discurso inteligente”.

¿Pero este hombre no es uno de los fundadores de Greenpeace?

Hace poco ha publicado un libro llamado Trees are the answer. Moore creció rodeado de bosques en Vancoucer, y parece que va a ser uno de los que de verdad celebre el Año Internacional de lops Bosques en 2011.

¿Pero este hombre, de qué va?

Según arrancamos el siglo XXI, los pensadores medioambientales están divididos por una fina línea. Están los agoreros que predicen el colapso del ecosistema global; están los tecnócratas optimistas que piensan que podemos dar de comer a 12.000 millones de personas y soulcionar nuestros problemas a través de la ciencia y la tecnología. No creo que ninguno de estos extremos tenga sentido. Hay un camino en el medio basasdo en la ciencia y la lógica, de cuya combinación resulta eso a lo que a veces nos referimos como sentido común.

Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Escépticos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s