La Felicidad Interior Bruta

Sigo a Equo. Soy uno de esos miles de personas que los siguen en Twitter y Facebbok, y a las que por tanto se nos contabilizan como probables votantes de un partido verde. Sin embargo lo sigo en fiel cumplimiento de la máxima que dice “ten a tus amigos cerca y a tus enemigos más cerca todavía”. Porque no creo en Equo. O también, no me creo a Equo.

Recojo por ahí estas palabras de Juantxo López de Uralde:

Cada vez más son los ciudadanos que intuyen que volver a la Naturaleza es la única alternativa para desacralizar la potestad de los mercados financieros y de los gobiernos rehenes. Una minoría cada día menos silenciosa y más activa está dispuesta a unir fuerzas para enfrentarse con el optimismo de la acción al pesimismo del pensamiento fatalista impuesto por multinacionales y gobiernos.

Y me pregunto lo que me pregunto siempre: ¿a qué se refiere con volver  a la naturaleza? Quiere que la población ciudadana se desplace a vivir del campo, a llenarse las manos de callos y las horas del día de duro trabajo manual. El ecologismo de Uralde, ese ecologismo vuvuzela, constituye una curiosa paradoja: nace del ocio, del excedente de tiempo de una sociedad saciada y aburrida que busca mejorarle la vida a los demás, aunque no se lo hayamos pedido.

Esa Felicidad Interior Bruta me recuerda más al capricho de una ricachona ociosa que a un trabajo serio de mejora del mundo para los demás.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Activistas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s